LA DEPRESIÓN Y LA ALIMENTACIÓN

La depresión es un trastorno que afecta a un 4% de la población mundial. Cada vez es mas común y es importante conocer el por qué. Para poder entender la relación que tiene la dieta con este trastorno es vital conocer más sobre esta enfermedad.

La depresión puede estar influenciada por distintos factores que pueden ser genéticos, bioquímicos, emocionales o debido a una mala alimentación.

En el intestino se genera un 80% de los neurotransmisores que son moléculas que transmiten impulsos nerviosos y se podría decir que rigen nuestras emociones. Este es uno de los factores del por qué nuestra alimentación es clave.

Los siguientes son los nutrientes que tienen un rol importante en el balance de neurotransmisores y en el control de la depresión:

 

  1. Probióticos: proveen salud intestinal ya que promueven una buena producción de neurotransmisores. Incluye en tu dieta kombucha, kéfir o un suplemento de probióticos.
  2. Omega 3: La deficiencia de ácidos grasos ha sido detectada como un factor que contribuye a los trastornos del ánimo. Incluye en tu dieta salmón, sardinas, linaza.
  3. Magnesio: Se ha observado que una dieta deficiente en magnesio incrementa el riesgo de depresión y el comportamiento relacionado con ansiedad, mientras que el tratamiento con magnesio mejora dichos comportamientos. Incluye en tu dieta espinaca, acelga, chocolate amargo, almendras.
  4. Zinc: La deficiencia de zinc esta presente en la mayoría de las personas con depresión. Incluye en tu dieta huevo, semilla de calabaza, carne de res.